consume cannabis

Tiempo circular: Colombia, promesa de paz

Muchos colombianos tienen buenas razones para sentir el tiempo circular - que las decepciones de ahora son las de ayer - sobre el proceso de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, que se inició hace tres años.

Publicado: 2015-12-18

Muchos colombianos tienen buenas razones para sentir el tiempo circular - que las decepciones de ahora son las de ayer - sobre el proceso de paz en La Habana entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, que se inició hace tres años. En el gráfico posterior, se puede apreciar que se ha dialogado en tres ocasiones anteriores cuyo único resultado ha sido un pueblo colombiano decepcionado.

En el primer intento, en 1984, la guerrilla declaró un alto al fuego y formaron la Unión Patriótica (UP), un partido político legal; no obstante, su verdadera intensión era utilizar la tregua para construir un gran ejército y una base política. El segundo, en 1991-92, no llegó a ninguna parte. El presidente Andrés Pastrana lo intentó por tercera vez, en el período 1999-2002, pero una vez más las FARC utilizó el alto al fuego para incrementar sus fuerzas.

Existen dos razones para creer que el diálogo en La Habana sería diferente:

(1) Los líderes de las FARC admiten ahora que su sueño de 50 años de tomar el poder por la fuerza ha terminado. Debido, principalmente, al empoderamiento de las fuerzas armadas bajo el gobierno de Álvaro Uribe y a un régimen venezolano, que los ayudó a comprar armas, con los días en el poder contados.

(2) El gobierno de Raúl Castro en Cuba ve beneficios diplomáticos para ayudar a negociar la paz.

Hace unos días, el penúltimo y más complejo punto de la agenda de paz se resolvió después de más de un año de negociaciones.  Se sellaron dos acuerdos clave: las víctimas y la justicia transicional. Aquí un video con más información.


Escrito por

Diego Rosales Alvarez

Estudiante de Economía. Libre del síndrome de Solomon.


Publicado en

Perú diabético

El Perú es diabético porque sufre de neuropatía; no sentirá una chincheta en el píe, posiblemente, hasta obtener una infección.